Etiquetas

,

Artículo publicado el 13 de junio de 2016 en Wellesley College

El Profesor Chris Arumainayagam anuncia las conclusiones de su investigación llevada a cabo en el Wellesley College el 13 de junio, como parte de la rueda de prensa que da inicio a la conferencia nacional anual de la Sociedad Astronómica Americana en San Diego, California. Arumainayagam, profesor de química en Wellesley, hablará de su trabajo — el primer estudio sistemático para demostrar que los bloques básicos para la vida pueden producirse cuando los electrones de baja energía (< 20 eV) interactúan con el hielo cósmico (interestelar, planetario, y cometario). Sus resultados, recientemente publicados, sugieren que las reacciones de ffase condensadas de baja energía inducidas por los electrones pueden contribuir a la síntesis interestelar de moléculas prebióticas que anteriormente se pensaba que se formaban exclusivamente mediante fotones ultravioleta. En los términos más sencillos posibles, su trabajo es coherente con la idea de que realmente procedemos del polvo de estrellas, y es relevante para la primera detección inequívoca de glicina en un cometa, de la que se informó en mayo de 2016.

astroquimica

Astroquímica

El objetivo de la investigación es comprender la “química de los cielos” recreando lo que sucede en el espacio interestelar cuando los rayos cósmicos de alta energía (algunos con energías muy superiores a los que podrían generarse en el Gran Colisionador de Hadrones) impactan en hielos (conteniendo agua, metanol, y amoniaco) rodeando granos de polvo de tamaño micrométrico en oscuras y densas nubes moleculares, donde la presión es diez billones de veces menor que la presión atmosférica. La interacción de los rayos cósmicos de alta energía con la materia produce un copioso número de electrones de baja energía. Los resultados de Arumainayagam demuestran que los electrones de baja energía y la irradiación ultravioleta de los hielos de metanol arrojan, básicamente, los mismos productos de reacción. Sin embargo, sus estudios hasta la fecha también ha identificado un posible trazador de la química del hielo cósmico inducida por electrones, el metoximetanol, una molécula orgánica “compleja” no identificada en los estudios de fotólisis ultravioleta en laboratorio de metanol condensado. Futuras identificaciones astronómicas de metoximetanol dentro de nubes interestelares o circunestelares podrían proporcionar pruebas adicionales sobre el papel de los electrones de baja energía en la astroquímica. Sus hallazgos ilustran una urgente necesidad de modelos astroquímicos que incluyan los detalles de reacciones inducidas por electrones de baja energía, además de aquellas creadas por fotones ultravioleta.

Jyoti Campbell, estudiante de segundo año en Wellesley College, dará una presentación oral en la conferencia titulada “The Role of Low-Energy Electrons in Astrochemistry: A Tale of Two Molecules”. Campbell ha tenido acceso a tecnología y equipamiento de un calibre que raramente está disponible a estudiantes no graduados. Para asistir a la conferencia se tomará un descanso de su trabajo en verano en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

Referencias

http://dx.doi.org/10.1016/j.susc.2016.03.012

Anuncios