Un planeta a 1200 años luz es una buena posibilidad como mundo habitable

Etiquetas

,

Artículo publicado por Stuart Wolpert el 26 de mayo de 2016 en UCLA News

Investigadores de UCLA y Washington combinan modelos orbitales y climáticos para demostrar que Kepler-62f podría ser capaz de mantener vida.

Un lejano planeta, conocido como Kepler-62f, podría ser habitable, según informa un equipo de astrónomos.

El planeta, que se encuentra a unos 1200 años luz de la Tierra en la dirección de la constelación de Lira, es aproximadamente un 40% mayor que la Tierra. Con este tamaño, Kepler-62f está en el rango de planetas que posiblemente sean rocosos y podrían tener océanos, comenta Aomawa Shields, autora principal del estudio, astrónomo en la Fundación Nacional de Ciencia, y becaria de posdoctorado en el departamento de física y astronomía en UCLA.

Kepler-62f

Kepler-62f Crédito: NASA Ames/JPL-Caltech/T. Pyle

La misión Kepler de la NASA descubrió el sistema planetario que incluye a Kepler-62f en 2013, e identificó a dicho planeta como el más externo de los cinco planetas que orbitan a una estrella que es más pequeña y fría que el Sol. Pero la misión no proporcionó información sobre la composición, o la atmósfera, de Kepler-62f, ni sobre la forma de su órbita.

Shields colaboró en el estudio con los astrónomos Rory Barnes, Eric Agol, Benjamin Charnay, Cecilia Bitz y Victoria Meadows, todos de la Universidad de Washington, donde Shields logró su doctorado. Para determinar si el planeta podía albergar vida, el equipo propuso escenarios distintos sobre qué atmósfera podría tener y cuál podría ser la forma de su órbita.

“Encontramos que hay múltiples composiciones atmosféricas que permiten que se caliente lo suficiente como para permitir que haya agua líquida en la superficie”, comenta Shields. “Esto hace que sea un sólido candidato a planeta habitable”.

En la Tierra, el dióxido de carbono comprende el 0,04 por ciento de la atmósfera. Debido a que Kepler-62f está mucho más alejado de su estrella que la Tierra del Sol, sería necesaria aumentar drásticamente el dióxido de carbono para que esté lo bastante caliente como para mantener el agua líquida en su superficie, evitando que se congele.

El equipo ejecutó simulaciones por ordenador basadas en que Kepler-62f tuviese:

  • Una atmósfera que variase en grosor desde la misma de la Tierra hasta 12 veces la de nuestro planeta.
  • Distintas concentraciones de dióxido de carbono en su atmósfera, variando entre la misma cantidad de la atmósfera terrestre, hasta 2500 veces dicho nivel.
  • Distintas configuraciones posibles para su ruta orbital.

Encontraron muchos escenarios que permiten que sea habitable, suponiendo distintas cantidades de dióxido de carbono en su atmósfera.

Shields dice que para que el planeta sea consistentemente habitable durante todo el año, se requeriría una atmósfera entre tres y cinco veces más gruesa que la de la Tierra compuesta completamente por dióxido de carbono. (Esto sería análogo a reemplazar cada molécula de la atmósfera de la Tierra por dióxido de carbono, lo que implica que el planeta tendría 2500 veces más dióxido de carbono en su atmósfera). Tener una concentración de dióxido de carbono tan alta sería posible, dado lo lejos que se encuentra el planeta respecto a su estrella, debido a que el gas podría acumularse en la atmósfera del planeta cuando desciende la temperatura para mantener al planeta caliente.

“Pero si no tiene un mecanismo para generar grandes cantidades de dióxido de carbono en la atmósfera y mantener una temperatura cálida, y todo lo que tuviese fuese una una cantidad similar a la de la Tierra, ciertas configuraciones orbitales podrían permitir que las temperaturas de superficie de Kepler-62f temporalmente superasen el punto de congelación durante una parte del año”, apunta. “Y esto podría ayudar a que las capas de hielo fundido se formasen en otro momento de la órbita del planeta”.

La investigación se publica en línea en la revista Astrobiology, y aparecerá en la versión impresa en un futuro ejemplar.

Los científicos realizaron sus cálculos sobre la forma de las posibles rutas orbitales del planeta usando un modelo por computador ya existente conocido como HNBody, y usaron modelos climáticos previos (el Community Climate System Model y el modelo Laboratoire de Meteorologie Dynamique Generic) para simular su clima. Fue la primera vez que los astrónomos han combinado resultados de estos dos distintos tipos de modelos para estudiar un exoplaneta, el término usado para un planeta fuera del Sistema Solar.

Shields dice que podría aplicarse la misma técnica para comprender si los exoplanetas mucho más cercanos a la Tierra podrían ser habitables, siempre que los planetas sean probablemente rocosos, explica Shields. (Los planetas gaseosos tienen composiciones muy distintas).

“Esto ayudará a comprender la probabilidad de que ciertos planetas sean habitables usando una amplia variedad de factores, para los cuales aún no tenemos datos procedentes de nuestros telescopios”, comenta. “Y nos permitirá generar una lista priorizada de objetivos a los que seguir más estrechamente con la próxima generación de telescopios que puedan buscar huellas atmosféricas de vida en otros mundos”.

Los científicos no saben si podría haber vida en un exoplaneta, pero Shields es optimista sobre la posibilidad de encontrar vida en el universo.

Se han confirmado más de 2300 exoplanetas, y otros pocos miles se consideran candidatos a planeta, pero sólo un par de docenas se sabe que están en la “zona habitable” — que significa que orbitan a su estrella a una distancia que podría permitirles estar lo bastante templados como para tener agua líquida en su superficie, señala Shields.

Anuncios

2 pensamientos sobre “Un planeta a 1200 años luz es una buena posibilidad como mundo habitable”

  1. jesus calvo dijo:

    La palabra “habitable” parece implicar habitantes humanos, de los que cria la Tierra. Estando a 1200 años-luz no parece muy serio. Aunque seguro que habria alguien dizpuesto a pagar el billete a plazos.

  2. Apodemus dijo:

    No se si he entendido bien, pero una de las posibilidades de que el planeta sea habitable es que la totalidad de la atmósfera del planeta consista en dióxido de carbono. Lógicamente en esas condiciones, el metabolismo de los organismos que allí existieran no podría ser aerobio, por ausencia de oxígeno.

    Por tanto, ante esa perspectiva de vida anaerobia, podríamos concluir que la vida, si existe en el planeta Kepler-62f, sería con toda probabilidad unicelular, y por consiguiente microscópica.

    De todas formas, esos seres vivos serían todos acuáticos, y ante tanta cantidad de dióxido de carbono, sería muy sorprendente que no surgiera un organismo fotosintético. Y claro, con la aparición de la Fotosíntesis, se produciría la fotolisis del agua y el consiguiente desprendimiento de oxígeno, lo que probablementen contradice el que la totalidad de la atmósfera sea dióxido de carbono.
    Conclusión: Si la atmósfera de un planeta está formada exclusivamente por dióxido de carbono, y este hecho resulta imprescindible para que se den condiciones compatibles con la vida, el resultado es que en ese planeta no habría vida.

    Lógicamente todo este razonamiento tiene muchísimo de especulación, pero me gustaría que a partir de él se pudiera abrir un debate.
    Un saludo.