Etiquetas

,

Artículo publicado por Belinda Smith el 4 de abril de 2016 en Cosmos Magazine

Aunque buscamos de forma activa señales de vida en otros planetas, ¿quién dice que los extraterrestres no están haciendo lo mismo?, y ¿queremos que nos encuentren? Belinda Smith informa de una capa de invisibilidad a nivel planetario.

Hacer que la Tierra sea invisible a los ojos extraterrestres, según unos astrónomos de la Universidad de Columbia, en Nueva York, podrías ser posible gracias a unos potentes láseres.

laser

Láser Crédito: Andrea Pacelli

En un artículo teórico publicado en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, David Kipping y Alex Teachey esbozan cómo podrían crear una capa planetaria hecha de luz, si los alienígenas mirasen en nuestra dirección.

La idea subyacente es una técnica de búsqueda de planetas conocida como el “método de tránsito”. Cuando un planeta pasa entre nosotros y su estrella, la luz estelar disminuye ligeramente, y podemos detectar esta diferencia de luz.

Aunque esto sólo nos permite “ver” exoplanetas directamente en nuestro plano, unos tres cuartos de los exoplanetas descubiertos entre 2005 y 2015 se hallaron usando el método del tránsito, de los cuales, más del 80% se captaron usando el telescopio espacial Kepler.

Y buscar una disminución en la luz estelar es sólo la punta del iceberg. Para ampliar la visión de los exoplanetas habitables (o que potencialmente podrían contener vida), la “espectroscopia de tránsito” busca señales de vida molecular, tales como oxígeno o contaminantes procedentes de la actividad industrial, que absorben varias longitudes de onda de la luz estelar cuando se filtra a través de ellas.

Debido que los humanos han desarrollado el método del tránsito, tal como indican Kipping y Teachey, es factible que otra civilización lo suficientemente avanzada también lo haya logrado. Y si no vienen en son de paz, lo mejor será que quedemos fuera de su detección.

Podemos evitar la detección mientras orbitamos al Sol si emitimos la misma cantidad de luz que bloqueamos, cancelando de un modo efectivo la “atenuación” de la luz estelar. Una forma de lograr esto sería construir enormes espejos controlables, pero esto sería muy caro.

Pero, ¿qué hay de los láseres?

Bueno, ya tenemos tecnología láser. Algunos telescopios, como el Very Large Telescope en Chile, usan brillantes láseres para tomar imágenes más claras.

Además, ni siquiera se necesitaría que el láser estuviese encendido todo el tiempo. La pareja calculó que se necesitaría un láser de 30 megawatts apuntando hacia un sistema estelar que pudiese observarnos mientras estamos en una etapa detectable del tránsito, sólo unas 10 horas cada año.

Esta “capa de banda ancha” podría protegernos en luz visible, pero nos dejaría a la vista en otros rangos del espectro de luz, como el ultravioleta o el infrarrojo.

Extender el láser a esas longitudes de onda más cortas y largas requeriría un ejército de láseres ajustables que pudiese barrer todo el espectro a alta velocidad. Esta “capa cromática” sería un enorme consumidor de energía: calcularon que consumiría unos 250 megawatts.

Y en el otro extremo del espectro de la solución láser está la “biocapa”, donde sólo se ocultan las señales atmosféricas que delatan nuestra presencia, tales como el oxígeno.

Esto, comenta Teachey, “puede lograrse con una energía de láser de apenas 160 kilowatts por tránsito. Para otra civilización parecería que la vida nunca arraigó en la Tierra”.

Anuncios