Los problemas de la NASA con Marte podrían retrasar otras misiones

Etiquetas

, , ,

Artículo publicado por Devin Powell el 11 de marzo de 2016 en Nature News

El plan para posponer el lanzamiento de la sonda InSight costará a la agencia 150 millones de dólares extra.

Las grietas en un instrumento diseñado para detectar terremotos en Marte añadirán unos 150 millones de dólares a la factura final de InSight, la próxima misión de la NASA al planeta rojo. Pero la agencia dijo en un comunicado del 9 de marzo que aún intentará lanzar la nave, lo que genera dudas sobre cómo afectará este coste inesperado a otras misiones planetarias en desarrollo.

InSight

Concepción artística de la sonda InSight Crédito: JPL/NASA

Y aunque el lanzamiento InSight — originalmente planificado para este mes — se ha retrasado ahora a mayo de 2018, no está claro si el sismómetro fallido de la nave estará listo a tiempo. InSight busca investigar el interior de Marte mediante la medida de la actividad sísmica, el calor que se escapa del planeta, y el movimiento de su superficie.

“Estamos agradecidos de que la NASA haya reconocido el valor científicos de nuestro trabajo, y haya estado de acuerdo en darnos una oportunidad de hacerlo de nuevo”, comenta el investigador principal de InSight, Bruce Banerdt del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL) en Pasadena, California.

La nave se desarrolló como parte del Programa Discovery de la NASA, que patrocina pequeñas misiones con tiempos de entrega cortos cuyo coste está limitado a 450 millones de dólares. Cinco misiones propuestas compiten actualmente por una posibilidad de lanzamiento a principio de la década de 2020. Incluyen un viaje a los asteroides troyanos de Júpiter, dos misiones a Venus y una cámara para detectar objetos cercanos a la Tierra.

“La NASA ha estado tratando de elegir dos misiones en esta ronda en lugar de una, y la preocupación de la comunidad es que la probabilidad de que esto suceda puede ser menor”, comenta Linda Elkins-Tanton, científico planetario en la Universidad Estatal de Arizona, en  Tempe, e investigadora principal de una misión propuesta al asteroide Psyche.

Jim Green, director de la división de ciencias planetarias de la NASA en Washington DC, dice que los detalles del presupuesto y las consecuencias para otras misiones planetarias se resolverán en agosto. “Se espera que no se vea afectada nuestra capacidad para seleccionar al menos una misión Discovery en diciembre”, comenta.

Sellar el trato

Luego está la cuestión de si el problemático sismómetro de Insight, que se desarrolló gracias a una colaboración internacional liderada por el Institut de Physique du Globe en París, puede repararse.

Banerdt dice que Sodern, la compañía francesa subcontratada para construir un contenedor de vacío para encerrar los sensores del sismómetro, no detectó problemas con los conectores que se supone que sellan los cables que salen de la cámara de vacío. Sólo cuando el instrumento se puso a prueba en las gélidas temperaturas similares a las de Marte en diciembre, aparecieron las grietas en el sellado. El proyecto trató de solucionar el problema, pero seguía habiendo filtraciones permanentes.

“Es muy frustrante”, comenta Banerdt. “He estado trabajando para lograr este tipo de misión durante más de 25 años, y todo en el proyecto estaba yendo realmente bien”.

La NASA ha solicitado al JPL crear una nueva cámara de vacío más resistente. Los colaboradores franceses de la agencia pondrán a prueba la cámara costeando ellos los gastos. “Personalmente, estoy aliviado al saber que el JPL tomará la responsabilidad sobre la cámara de vacío”, señala Lisa Pratt, biogeoquímica de la Universidad de Indiana en Bloomington.

El equipo de Mars InSight está ahora ejecutando de nuevo las simulaciones de aterrizaje y recalculando las órbitas para acomodarse a la nueva fecha de lanzamiento.

Algunos se preguntan si el error puede provocar que la NASA ate en corto a futuros proyectos. Las última convocatoria para propuestas a Discovery, realizada antes de los problemas con InSight, obligaba a gastar más de un tercio del coste de los instrumentos en fuentes ajenas a la agencia.

“Se ha extendido el rumor de que la NASA tendrá más cuidado al colaborar con grupos que no conoce bien o no controla directamente”, señala Elkins-Tanton.

Pero Green defiende que cualquier país que hubiese tratado de construir un instrumento nuevo podría haber cometido este error. “Es la primera vez que se ha construido este tipo de instrumento para lidiar con unas condiciones ambientales hostiles en otro planeta”, explica.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.