Etiquetas

, , ,

Artículo publicado por Nathaniel Scharping el 1 de febrero de 2016 en Discover Magazine

Los reguladores del Reino Unido aprobaron el lunes 1 de febrero la solicitud de un grupo de científicos para usar la emergente herramienta de edición genética CRISPR para realizar experimentos en embriones humanos.

Investigadores del Instituto Francis Crick en Londres presentaron una solicitud de licencia en septiembre de 2015 ante la Autoridad de Embriología y Fertilización Humana de Gran Bretaña para realizar experimentos de edición genética para comprender mejor los genes que ayudan a desarrollar a los humanos en sus primeras etapas de crecimiento. Su solicitud fue aceptada, convirtiéndose en la primera vez que los científicos han recibido permiso oficial para alterar embriones humanos.

Fertilización - In vitro

Fecundación in vitro Crédito: Agencia ID

El experimento

Los investigadores planean estudiar embriones en la primera semana de crecimiento, cuando aún tienen apenas entre 64 y 256 células.

De acuerdo con Kathy Niakan, directora de investigación en el Instituto Francis Crick de Londres, los experimentos tienen como objetivo comprender mejor las etapas iniciales del desarrollo humano para prevenir abortos espontáneos e infertilidad. El equipo se centrará en unos 20 genes que guían el proceso de separación de las células poco después de la fertilización.

“La única forma en la que realmente podemos comprender la biología humana en esta etapa es estudiando los embriones directamente”, señala Niakan durante una conferencia de prensa celebrada el lunes, de acuerdo con STAT News.

El equipo usará la herramienta de edición genética CRISPR para “desactivar” selectivamente genes de interés y estudiar los resultados de sus modificaciones. Niakan quiere centrarse primero en un gen conocido como OCT4, responsable de asegurar que las células madre tienen el mismo aspecto que sus padres tras la división.

Los embriones usados para estos experimentos estarán listos tras una semana, dicen los investigadores, y ninguno de ellos se usará para iniciar un embarazo. Los embriones procederán de donantes voluntarios de las clínicas de fertilización in vitro, de acuerdo con el Instituto Crick.

“Les prometo que no tiene intención de colocar ninguno de los embriones en una mujer para su desarrollo”, comenta Robin Lovell-Badge, director de la División de Biología con Células Madre y Genética del Desarrollo del Instituto Crick, a la revista TIME.

Editar el genoma humano

Hace apenas un año, un equipo de investigadores chinos fue el primero en alterar embriones humanos “no viables” en un laboratorio. Los científicos de la Universidad Sun Yat-sen usaron CRISPR en un intento de curar una enfermedad de la sangre conocida como beta-talasemia. Su experimento supuso un éxito a medias, y los investigadores provocaron sin quererlo muchos efectos colaterales — perturbaron genes que no tenían intención de modificar. Su investigación reveló serios obstáculos que aún permanecen en el camino para usar CRISPR con propósitos médicos en embriones humanos.

El equipo de investigación chino no recibió aprobación oficial del gobierno para llevar a cabo su experimento. Sin embargo, la decisión del lunes en el Reino Unido fija la primera vez que un país ha permitido formalmente la edición genética humana. La mayor parte de la investigación en edición genética hasta el momento se ha realizado en animales. El gobierno de los Estados Unidos no ha prohibido expresamente los experimentos con ADN humano, pero el Instituto Nacional de Salud rechaza patrocinar ninguna línea de investigación en humanos. Los investigadores que deseen seguir dichas líneas de investigación en Estados Unidos deben obtener financiación privada.

El gran visto bueno del año pasado

Gran Bretaña aprobó el año pasado una decisión histórica para permitir la conocida como la fecundación in vitro de tres personas, que es un procedimiento distinto que implica a los embriones. Este proceso ofrece una cura para enfermedades mitocondriales letales mediante la combinación del núcleo de un óvulo con la enfermedad con una mitocondria sana de un segundo óvulo.

Intercambiando ADN mitocondrial, la fecundación in vitro de tres personas representa una forma menos directa de modificar la composición genética de un embrión. La decisión del lunes, por otra parte, abre la puerta a alterar directamente la línea germinal humana, una técnica que ofrece una potente solución para muchas enfermedades de herencia genética, pero que podría usarse también para crear los conocidos como “bebés diseñados”.

Anuncios