Etiquetas

, ,

Artículo publicado por Michael Jacobson el 28 de enero de 2016 en la Universidad Griffith

Una nueva investigación realizada en el Centro de Dinámica Cuántica de la Universidad Griffith está ampliando las perspectivas sobre el espacio y el tiempo.

En un artículo publicado en la prestigiosa revista Proceedings of the Royal Society A, la profesora adjunta Joan Vaccaro desafía la vieja suposición de que la evolución del tiempo — el incesante desarrollo del universo a lo largo del tiempo – es una parte elemental de la naturaleza.

En Quantum asymmetry between time and space, sugiere que puede haber un origen más profundo debido a la diferencia entre los dos sentidos del tiempo: hacia el futuro, y hacia el pasado.

time spiral

Espiral del tiempo Crédito: Claudio Martel

“Si deseas saber de dónde procede el universo, y hacia dónde va, tienes que conocer el tiempo”, comenta Vaccaro. “Los experimentos sobre partículas subatómicas de los últimos 50 años muestra que la naturaleza no trata de igual modo los dos sentidos del tiempo. En particular, las partículas subatómicas conocidas como mesones K y B se comportan de modo ligeramente distinto dependiendo del sentido del tiempo. Cuando este sutil comportamiento se incluye en un modelo del universo, lo que vemos es que el universo cambia de estar fijo en un momento del tiempo, a estar en constante evolución”.

“En otras palabras, este sutil comportamiento parece ser el responsable de hacer que el universo vaya hacia adelante en el tiempo. Comprender cómo aparece la evolución del tiempo de este modo abre toda una nueva visión sobre la naturaleza fundamental del propio tiempo. Incluso puede ayudarnos a comprender mejor ideas extravagantes tales como el viaje en el tiempo”.

De acuerdo con el artículo, existe una asimetría entre espacio y tiempo en el sentido de que los sistemas físicos evolucionan inevitablemente con el tiempo, mientras que no existe una traducción correspondiente en el espacio.

Esta asimetría, supuestamente fundamental, se representa mediante las ecuaciones de las leyes del movimiento y la conservación que operan de forma distinta a lo largo del tiempo y del espacio.

Sin embargo, Vaccaro usó un “formalismo de integral de caminos” para demostrar la posibilidad de una simetría entre tiempo y espacio, lo que significaría que la visión convencional de la evolución del tiempo tendría que revisarse.

“En la conexión entre tiempo y espacio, el espacio es más fácil de comprender debido a que simplemente está ahí. Pero el tiempo siempre nos fuerza a movernos hacia el futuro”, señala Vaccaro.

“Así que aunque, de hecho, avanzamos en el tiempo, también hay siempre algunos movimientos hacia atrás, una especie de efecto de sacudida, y es este movimiento lo que quiero medir usando estos mesones K y B”.

Vaccaro dice que esta investigación proporciona una solución al origen de la dinámica, un problema que desde hace años ha eludido a los científicos.

Anuncios