Etiquetas

, ,

Artículo publicado por Ron Cowen el 14 de enero de 2016 en Nature News

Siete meses después de que se observase por primera vez, aún persiste un misterio acerca del origen de la supernova más brillante jamás observada.

La estrella en explosión, hallada en junio de 2015 y que arrojó un cegador brillo de más de 570 000 millones de Soles en su pico, pertenece a una clase de supernovas “superluminosas”. Este tipo, que es más de 100 veces más brillantes y 1000 veces más raras que las supernovas comunes, se ha logrado observar gracias a un creciente número de estudios automáticos con telescopios dedicados a observar acontecimientos estelares efímeros en amplias zonas del cielo.

Las supernovas más brillantes

Las supernovas más brillantes Crédito: Nature

Todos los detalles de la explosión del año pasado, conocida como ASASSN-15lh, aparecieron en el ejemplar del 15 de enero de la revista Science1. “Desafía todas las teorías anteriores sobre los mecanismos de explosión y fuentes de energía de las supernovas superluminosas”, explica Subo Dong, astrónomo en el Instituto Kavli para Astronomía y Astrofísica en la Universidad de Peking en Beijing, cuyo equipo descubrió el evento.

Oscuros orígenes

Como señaló Dong en un informe publicado en el servidor de física de arXiv el pasado julio2, el estallido pertenece a la clase de supernovas superluminosas con bajo contenido en hidrógeno. Este tipo de explosiones se cree que están alimentadas por magnetares: núcleos de rotación rápida muy magnetizados que quedan después de que la explosión de la supernova despoje a la estrella de sus capas exteriores. El potente campo magnético del magnetar lanza un viento que calienta el gas que sale de la supernova.

Pero ASASSN-15lh está mucho más caliente y es mucho más luminosa que otras supernovas pobres en hidrógeno — tanto, que un magnetar tendría que girar a la máxima velocidad posible para convertir su energía de giro en calor con un 100% de eficiencia, señala Dong. Debido a que dichos cambios son tan extremos, Dong duda de que el modelo del magnetar funcionase.

Y mientras que otras supernovas con bajo contenido en hidrógeno residen en tenues galaxias enanas, ASASSN-15lh parece tener su origen cerca del centro de una galaxia masiva, que es más brillante que la Vía Láctea — aunque el equipo de Dong dice que no puede descartar la posibilidad de que estallase en una galaxia enana que parece alinearse con la otra de mayor tamaño.

Existe una ligera posibilidad de que ASASSN-15lh no sea una supernova después de todo. En lugar de esto, podría ser los fuegos artificiales asociados con una estrella que ha sido destrozada por la gravedad de un agujero negro supermasivo, señala el experto en supernovas Edo Berger de la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts, que no fue parte del estudio.

El equipo de Dong usará ahora el Telescopio Espacial Hubble para tratar de descubrir más sobre la galaxia hogar del estallido.

Referencias

Nature doi:10.1038/nature.2016.19176

1.- Dong, S. et al. Science 351, 257–260 (2016).
2.- Dong, S. et al. http://arxiv.org/abs/1507.03010 (2015).

Anuncios