Etiquetas

Artículo publicado el 15 de octubre de 2015 en Science Alert

Dicen que debe valorarse la posibilidad de una estructura alienígena.

No se da el caso todos los días de que tengamos permiso para hablar de la hipótesis alienígena en relación a un confuso descubrimiento astronómico – de hecho, no creo que hayamos tenido ninguna. Pero el descubrimiento de un extraño patrón de luz alrededor de una lejana estrella conocida como KIC 8462852 ha visto a los astrónomos más sensatos decir: “claro, ¿por qué no?”, defendiendo la posibilidad de que una tecnología alienígena avanzada no puede ignorarse de modo razonable.

“Los alienígenas siempre deberían ser la última opción a valorar, pero esto tiene el aspecto de lo que se esperaría que construyese una civilización alienígena”, comenta Jason Wright, astrónomo de la Universidad Estatal de Pennsylvania, a The Atlantic.

Estrella KIC 8462852

Estrella KIC 8462852

Antes de nada, sin embargo, hablemos un poco sobre la estrella en cuestión: KIC 8462852. Situada a unos 1500 años luz de distancia, entre las constelaciones de Cygnus y Lyra de nuestra Vía Láctea, KIC 8462852 es más brillante, caliente, y masiva que el Sol.

Descubierta inicialmente por el Telescopio Espacial Kepler de la NASA en 2009, desde entonces los científicos han estado realizando un seguimiento de la luz que emite, junto con la luz de otras 150 000 estrellas, aproximadamente, recientemente descubiertas. Hacen esto debido a que es la mejor forma de localizar planetas lejanos – ligeras bajadas periódicas en el brillo de la estrella señalan el hecho de que podría haber uno o más grandes objetos orbitándola de forma regular.

Estas bajadas de brillo son normalmente muy tenues, atenuándose la luminosidad de la estrella menos de un 1 por ciento cada pocos días, semanas, o meses, dependiendo del tamaño de la órbita del planeta, señala a Slate el astrónomo Phil Plait.

Lo que hace que KIC 8462852 sea una estrella tan extraña es que no sólo hay muchas más bajadas de brillo de lo esperado, sino que estas disminuciones son muy irregulares. Aquí no hay una órbita periódica, sólo un puñado de extrañas formas que bloquean la luz sin un patrón discernible en ellas.

Y estos efectos de atenuación son significativos. Los científicos informan de que, en un punto, la cantidad de luz estelar bajó un 15 por ciento y luego, en otro punto, un 22 por ciento. Y esto nos dice mucho, señala Plait:

“Queda claro que aquí no estamos tratando con un planeta. Incluso un planeta del tamaño de Júpiter sólo bloquearía aproximadamente un 1 por ciento de la luz de este tipo de estrella, y es casi el tamaño máximo que puede lograr este tipo de objeto. Tampoco puede deberse a otra estrella; la veríamos si fuese así. Y la carencia de una señal regular y repetitiva también contradice ambas opciones. Sea lo que sea lo que está bloqueando a la estrella, es grande, ¡se cree que hasta de la mitad del diámetro de la propia estrella!”

La explicación más obvia para los cientos de eventos de atenuación, es que KIC 8462852 tiene una masa de basura espacial – todo tipo de roca y polvo de distintos tamaños y formas – orbitando en una formación cerrada, comenta Ross Andersen a The Atlantic. El único problema es que esto sólo ocurre cuando una estrella es joven, y las pruebas apuntan a que KIC 8462852 es una estrella madura. “Si fuese joven, estaría rodeada de polvo, y éste emitiría luz infrarroja extra”, explica Andersen. “No parece haber un exceso de luz infrarroja alrededor de esta estrella”.

“Nunca hemos visto nada similar a esta estrella”, dice uno de los investigadores, Tabetha Boyajian de la Universidad de Yale. “Era realmente extraño”.

Entonces, ¿qué está pasando aquí? Hay un número de posibilidades razonables a considerar, y sí, los alienígenas son realmente una de ellas. Primero, los científicos ya han descartado la posibilidad de que la información con la que trabajan sea incorrecta. “Pensamos que podrían ser datos defectuosos, o un movimiento de la nave, pero todo se comprobó ya”, señala Boyajian.

La mejor explicación que tenemos es que, en cierto momento, otra estrella pasó por el sistema de KIC 8462852 y la perturbación de la gravedad provocó un enorme jaleo de cometas lanzados hacia el interior, antes de ser expulsados de nuevo. Y resulta que hay otra estrella lo bastante cerca de KIC 8462852 como para que esta posibilidad sea cierta.

“Pero esto sería una coincidencia asombrosa, si tuvo lugar hace tan poco tiempo, apenas unos pocos milenios antes de que los humanos desarrollasen la tecnología para enviar un telescopio al espacio. Ésta es una franja temporal muy estrecha, cósmicamente hablando”, explica Andersen.

Y luego está la cuestión de un 22 por ciento de atenuación. ¿Podría la masa de los cometas realmente bloquear tanta luz? Cuando el astrónomo Jason Wright, de la Universidad Estatal de Pennsylvania, observó los datos, dijo que teníamos que tener en cuenta que, tal vez, habíamos captado a una civilización alienígena en el proceso de construcción de algo enorme cerca de KIC 8462852.

Plait apunta a las conocidas Esferas de Dyson, que aparecen en diversos relatos de ciencia-ficción: una gigantesca esfera hecha de paneles solares que rodea completamente a una estrella. Y no se opone a dicha idea:

“En realidad, me gusta bastante. No digo que sea cierto, ya sabes, sólo que es interesante. Wright no es ningún chalado; es un astrónomo profesional con una sólida carrera. Tal como me dijo cuando hablé con él por teléfono, existe ‘la necesidad de plantear la hipótesis, pero deberíamos tomar un enfoque escéptico’ (parafraseando un tuit de otro astrónomo, David Grinspoon), con el que estoy absolutamente de acuerdo”.

¿Qué significa esto? ¡Significa que podemos estar un poco emocionados! No porque los alienígenas sean una posibilidad real, sino porque estamos en medio de un asombroso misterio de algo que aún no hemos visto en la historia de la exploración espacial. Se rumorea que los científicos del Instituto SETI (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) están considerando dedicar su tiempo a ella y, con suerte, más equipos de investigación también se involucrarán. Estamos ansiosos por ver los resultados que lograrán.

Anuncios