Etiquetas

, ,

Artículo publicado por Robert Massey el 5 de agosto de 2015 en Royal Astronomy Society

Un equipo de astrónomos húngaro-estadounidense ha encontrado lo que parece ser la mayor estructura del universo observable: un anillo de nueve estallidos de rayos gamma y, por tanto, galaxias, que se extienden a lo largo de 5000 millones de años luz. Los científicos, liderados por el Profesor Lajos Balazs del Observatorio Konkoly en Budapest, informan de su trabajo en un artículo en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Distribución de los GRBs

Distribución de los GRBs Crédito: L. Balazs

Los estallidos de rayos gamma (GRBs) son los eventos más luminosos del universo, liberando tanta energía en unos segundos como el Sol a lo largo de sus 10 000 millones de años de vida. Se cree que son el resultado del colapso de estrellas masivas para formar agujeros negros. Su enorme luminosidad ayuda a los astrónomos a cartografiar la posición de galaxias lejanas, algo que ha aprovechado el equipo.

Los GRBs que formaron parte del anillo recientemente descubierto se detectaron usando diversos observatorios terrestres y espaciales (la muestra se lista en Gamma Ray Burst Online Index). Parecen encontrarse a distancias muy similares de nosotros, alrededor de 7000 millones de años luz, en un círculo de 36º a lo largo del cielo, o más de 70 veces el diámetro de la Luna llena. Esto implica que el anillo tiene más de 5000 millones de años luz de diámetro y, de acuerdo con el Profesor Balazs, sólo hay una posibilidad entre 20 000 de que los GRBs tengan esta distribución por azar.

Los modelos más actuales indican que la estructura del cosmos es uniforme en las mayores escalas. Este “Principio Cosmológico” está respaldado por las observaciones de los inicios del universo y su firma del fondo de microondas, vista por los satélites WMAP y Planck. Otros resultados recientes y este nuevo descubrimiento desafían tal principio, el cual establece un límite teórico de 1200 millones de años luz para las estructuras de mayor tamaño. El anillo recientemente descubierto es casi cinco veces más grande.

“Si el anillo representa una estructura espacial real, entonces tenemos que estar observándola casi frontalmente, debido a las pequeñas variaciones en las distancias de los GRB alrededor del objeto central. El anillo podría verse como la proyección de una esfera, donde los GRBs estallaron en un periodo de 250 millones de años, una escala temporal pequeña comparada con la edad del universo”.

Una proyección de anillo esferoidal se parecería a las cadenas de cúmulos de galaxias observados alrededor de los vacíos del universo; los vacíos y formaciones en cadena son algo predicho y observado por muchos de los modelos del cosmos. El anillo descubierto ahora es, sin embargo, al menos diez veces mayor que los vacíos conocidos.

El Profesor Balazs comenta: “Si estamos en lo cierto, esta estructura contradice los modelos actuales del universo. Fue una enorme sorpresa encontrar algo de este tamaño, y aún no entendemos cómo pudo llegar a existir”.

El equipo ahora quiere saber más sobre el anillo, y establecer si el proceso conocido de formación de galaxias y estructuras a gran escala podría haber llevado a su creación, o si los astrónomos tienen que revisar profundamente sus teorías sobre la evolución del universo.

Anuncios