Los astronautas Steven Smith, y John Grunsfeld, aparecen como pequeñas figuras en esta escena fotografiada durante una actividad extravehicular (EVA) de STS-103 de servicio al Telescopio Espacial Hubble en diciembre de 1999. Crédito: NASA

A la luz de los fallos recientes en el Telescopio Espacial Hubble, un serio fallo del equipo que impide que el observatorio envíe datos a la Tierra, algunos empiezan a preguntarse, ¿merece la pena salvar el Hubble?

La respuesta, de acuerdo con muchos científicos, es sí.

El fallo de un dispositivo conocido como Formateador de Datos Científicos de Lado A, usado para enviar imágenes y otros datos desde Hubble a la Tierra, es un problema, pero probablemente uno que puede repararse. El fallo se anunció el lunes por parte de la NASA. Los ingenieros ahora planean cambiar el observatorio a la parte “Lado B” de repuesto a bordo, y tal vez enviar un dispositivo de reemplazo en la próxima misión de servicio de la lanzadera espacial, que había sido programada para octubre pero que ha sido retrasada hasta inicios del año que viene.

Las averías pasan

Aunque puede sonar como un revés para muchos el envejecimiento del observatorio, los científicos dicen que aún le queda mucha vida al Hubble.

“Por supuesto que merece la pena mejorar el Hubble”, dijo Mario Livio, astrofísico del Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial en Baltimore, Maryland. “La parte que ha fallado es redundando. Si todo va bien, las operaciones científicas podrían estar activas a finales de esta semana. Por lo que no deberían preocuparse por eso. Definitivamente, no es el fin del mundo”.

La caja electrónica que se ha averiado ha estado funcionando ininterrumpidamente desde el lanzamiento del telescopio en abril de 1990.

“Estas cosas pasan. Ha estado allí en órbita, fuera de la atmósfera protectora de la Tierra durante 18 años”, dijo Heidi Hammel, astrónomo del Instituto de Ciencia Espacial en Boulder, Colorado. “Las averías pasan. Es un instrumento increíblemente robusto. Piensa en tu ordenador — no puedes usar ordenadores que tengan 18 años de antigüedad”.

Tal vez deberíamos darle un descanso al viejo telescopio y perdonar sus fallos, dado que nos ha servido tan bien durante tanto tiempo, dicen los científicos.

De hecho, en lugar de estar desanimados por la avería, algunos están celebrando el hecho de que haya ocurrido ahora, justo antes de una misión planificada de mejoras.

Si el fallo hubiese ocurrido después de la misión de la lanzadera al Hubble, entonces las operaciones podrían ser cambiadas a la parte redundante de a bordo, pero eso dejaría al telescopio sin un respaldo en caso de que la parte fallase de nuevo, o si la parte redundante no funcionase. Ahora, no obstante, los científicos tienen la opción de enviar un nuevo dispositivo para reemplazar el averiado, dejando al telescopio en una posición menos vulnerable.

“Es probablemente mejor un fallo ahora que la semana después de que se haya realizado la misión de servicio, pero es frustrante para todos los que estábamos esperando una misión de aquí en dos semanas”, dijo Hammel en una entrevista por teléfono. “Pero tendremos que esperar y es lo correcto”.

¿Vale la pena el dinero?

El 1 de abril de 1995, Hubble fotografió esta imagen de estructuras en forma de pilares en la Nebulosa del Águila, conocida como los “Pilares de la creación”. Estas fantasmagóricas estructuras oscuras son columnas de polvo gas y de hidrógeno interestelar fríot que sirven como incubadoras de nuevas estrellas. Crédito: Jeff Hester y Paul Scowen (Arizona State University), y NASA/ESA

El fallo no sólo cuesta más tiempo, sino también más dinero. Por cada mes que la NASA retrase la misión de servicio de la lanzadera, el coste de Hubble aumenta en 10 millones de dólares para mantener los sistemas de tierra funcionando y con un equipo en el lugar. Pero los miembros del equipo del telescopio argumentan que el aumento de la factura del Hubble no está de ninguna manera cerca del límite de costar más de lo que merece.

“No veo que este fallo no ponga contra la pared y provoque que la NASA baje los brazos y diga, ‘Hey, todos esos cientos de millones de dólares que hemos gastado en el material y poner a punto la misión, los vamos a tirar a la basura, ya sabes, esto es ya demasiado para nosotros'”, dijo Preston Burch, director de Hubble en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, a los periodistas en una teleconferencia el lunes. “Hemos tenido muchas opciones. No veo que [los funcionarios de la NASA] Ed Weiler y Mike Griffin o yo mismo estemos arrojando la toalla debido a que tengamos que gastar unas pocas decenas de millones más para continuar la misión. Sabes, creo que definitivamente vamos a salir de esta”.

Dado que todos los instrumentos planificados para instalarse durante la misión de servicio ya han sido construidos, y la mayor parte del entrenamiento y preparación para la mejora ya están hecho, abandonarlo ahora sería un desperdicio, argumentan muchos.

“Tenemos estos nuevos instrumentos que ya están listos, están justo ahí preparados para volar”, dijo Hammel. “Creo que absolutamente merece la pena”.

El motor aún funciona

Pero algunos críticos han cuestionado la prudencia de invertir en que continúe el viejo Hubble, cuando podríamos gastar ese dinero en construir un telescopio completamente nuevo para reemplazarlo.

Hubble ha tenido un coste total de aproximadamente 10 mil millones de dólares a lo largo de su tiempo de vida, incluyendo sus misiones de servicio anteriores, estimó Ed Weiler, administrador asociado del Consejo de Misión Científica de las Oficinas Centrales de la NASA en Washington, D.C. Su coste inicial fue de 1600 millones de dólares, comentó.

Dado que la próxima misión de servicio costará aproximadamente 900 millones de dólares, podría verse como una bagatela comparado con la construcción y lanzamiento de un nuevo observatorio desde cero.

“El tema con los telescopios es que el espejo es el componente principal”, dijo Hammel. “Una vez está construido, no necesitas fabricar nuevos, sólo tienes que intercambiar los instrumentos. No hay nada que vaya mal en el espejo de Hubble. Está perfecto”.

Comparó un telescopio con un espejo en funcionamiento con un coche viejo con un buen motor. Tiene más sentido cambiar las ruedas y otros elementos del coche que simplemente comprar uno nuevo, dado que el elemento más importante aún funciona bien.

“Si el algún punto, aparece un fallo irrecuperable, entonces ya está, pero mientras que las averías puedan resolverse y repararse, es como un coche viejo — no quieres deshacerte de él mientras aún funciona”, dijo.

Y las actualizaciones de Hubble no llegarán sacrificando la construcción de nuevos telescopios. Los planes para el Telescopio Espacial James Webb están en proceso; el observatorio de aproximadamente 4500 millones de dólares tiene previsto su lanzamiento en 2013. No obstante, el observatorio trabajará en el rango infrarrojo de la luz, en lugar de en el visible, como Hubble, por lo que James Webb no es en realidad un reemplazo de Hubble, sino un instrumento paralelo.

La última imagen de Hubble

Finalmente, los científicos dicen que la reciente avería no oscurecerá a Hubble a largo plazo.

“No tengo dudas de que podemos servirnos de Hubble y hacerlo un telescopio que será incluso mejor de lo que ha sido hasta el momento”, dijo Livio a SPACE.com. “Hasta el momento Hubble ha sido este sorprendente telescopio que verdaderamente cambió nuestra visión del universo. Creo que los próximo cinco años serán incluso mejores de lo que hemos visto hasta el momento”.

Una vez que se haya completado por fin la misión de servicio, especialmente si los astronautas son capaces de instalar un nuevo Formateador de Datos Científicos de Lado A, Hubble debería estar en mejor forma que nunca.

“Si vamos a hacer esta misión de servicio fina y gastar el dinero implicado en el lanzamiento de siete astronautas, pensamos que sería adecuado debido a la diligencia que aseguremos que esta misión dejará a Hubble con unos sólidos 5, seis o siete años de servicio futuro”, dijo Weiler.

Y, cuando llegue el día de que Hubble tome su última imagen, los científicos sabrán que toda la empresa ha valido la pena, debido a que el telescopio ya ha cambiado nuestra comprensión del cosmos muchas veces.

“Todo el programa Hubble ya ha sido un fabuloso testamento de la comunidad científica y de astronautas de la NASA “, dijo Hammel. “Espero que las cosas no vayan mal, pero si esto sucede, simplemente tenemos que aceptarlo. El programa Hubble ha sido fantásticamente exitoso. Es más de lo que nadie hubiese esperado”.


Autor: Clara Moskowitz
Fecha Original: 30 de septiembre de 2008
Enlace Original

Anuncios